14 junio, 2011

Hablemos de amor.

"Yo creo que hay gente que amando es como el ajedrez: hay gente que ama como si fuese una torre, ama muy rápido, como un alfil, movimientos largos. Luego hay gente que ama como un caballo, es super estrambótica, te dice te odio, te quiero. Y luego hay gente que, como el protagonista, como Marcos en la novela, que ama como un peón, ama muy poco. Hay gente que casi no ama, no se muere por amor, está más enamorada la otra persona.
Y hay un momento que su madre le dice: "difícilmente te comerás a la reina si vas tan poco a poco".
Pero yo creo que esta gente puede llegar al final de tablero y convertirse en otra ficha y amar de otra manera.
Yo creo que la historia habla mucho de amor, de qué pasaría si nos enseñasen a hablar de sexo y de la intensidad, por ejemplo, de los mensajes de texto. 
Hay una cosa preciosa: cuando tú quedas con alguien y luego te envía un mensaje, ese mensaje es más importante que la propia quedada; yo creo que todo el mundo tiene un mensaje de texto sexual en el móvil. Y el protagonista tiene uno que dice "¿vienes?" y él dice que es tan sexual porque nunca fue.
Yo creo que a veces el amor que no acaba fructificando es el amor más bonito."


Albert Espinosa (mi nuevo amor) sobre su libro 
Todo lo que podríamos haber sido tú y yo
si no fuéramos tu y yo,
en Buenafuente


(Secuestro a mi querido Sergio, mano de Marta y
espalda de Pablo)