16 marzo, 2011

Volando voy.

"-¡Vuela, Etos, vuela! - sonrió María, con las mejillas sonrojadas.
Etos cerró fuerte los ojos y apretó los párpados. Frunció el ceño, estiró los brazos y los agitó rápido, hasta que dejó de sentirlos.
Y cuando llegó a ese punto los siguió agitando, rápido, rápido, muy rápido, hasta que los cordones de sus zapatillas se enredaron en briznas de viento.
Y voló. Lejos, lejos, y se convirtió en un puntito en el cielo.
Dejó el suelo en la tierra y acercó la nariz a las nubes.

-¡Adiós, Etos, adiós! - corrió María despidiéndose con el brazo.
Pero ya no le oyó."



(A veces tenemos que recordar hasta la posición de las teclas en un teclado, al no pulsarlas muy a menudo.)


PostData: Etos consiguió pasear por la Luna en su primer viaje. En el segundo, María le acompañó.