31 diciembre, 2009

Y para tí... ¿qué ha sido el 2009?

¿Y qué ha sido para mí el 2009?

Um... Para mí ha sido atragantarme con las uvas, cambiarme de ropa y coger el metro en Francos Rodríguez.
Conocer al 17% del material genético de Sergio y descubrir que los túneles del metro son oscuros, muy oscuros.
Descubrir las maravillas de las bolsas de azúcar de las teterías de Madrid y escuchar canciones de amor tocadas por una trompa.
Dormirme en clase de Maxi y mirar de reojo a Adela ante las "particulares" frases de Isabel en clase de Biología.
Tocar delante de 2.500 personas en el Auditorio Nacional, perder un bombo gigante en medio de "Go West", pedir mesa: "¿para 2? No, para 32" y utilizar a Alberto de chófer.
Estrenar una cama verde en una habitación negra y roja.
Cantar "High School Musical" a las 3 de la mañana y escuchar a Diego tocar el chelo a horas nada convenientes.
Llorar de culpa y desayunar bollos rancios.
Tirarme bolas de nieve con Isa camino de la orquesta y pelearme con mi madre.
Intentar suicidarme y que Jose me estampe contra el suelo.
Comer con Ana como cada jueves, no ir a clase de francés porque hay que hacer la comida (o por pura vagueza, segun se vea xD) y hablar con Pedro, un extraño cura.
Sufrir taquicardias, perder el inhalador (algo muy frecuente) y desnudarme para pedir perdón.
Quedar los sábados por la tarde en la boca de metro de Noviciado a la hora a la que Diego sale de clase y pasear un cello por el centro de Madrid.
Hablar a altas horas de la noche con Pablo en susurros por el móvil, y con Sergio y Nerea cuando visito la taza del váter.
Hablar con Jorge sobre su miedo a los cocodrilos y esconderle en un armario.
Ir al maxilofacial y llegar hora y media tarde cuando quedo con Iván.
Descubrir los usos y disfrutes de un coche.
Visitar el Madrid Bohemio en compañia de la profe de lengua y terminar de cañas y cenando en un Kebab.
Sentirme celosa mientras toco la 5ª de Beethoven y contar verdades que duelen.
Llorarle a Neli en el metro, que ella me llore a mí y reírnos de lo estúpidas que somos.
Recitar a Pedro Salinas, falsificar (a la perfección) una firma materna y que Diego me acompañe a la otra punta de Madrid.
Visitar a la médico más guapa del mundo y que me diagnostique una depresión.
Andar por Madrid para comprarle regalos a Neli y caerme de una escalera mientras busco una partitura (condenados violinistas....)
Esperar en el intercambiador de Moncloa con una caja gigante, un bolso, una bolsa de viaje y un saco de dormir.
Viajar a Guadarrama, disfrazarme para una fiesta de los años 20, participar en una sesión de fotos y envolver botes de ketchup picante.
Beber mojitos y conocer a Julio (sentados en una escalera, en calcetines y en medio de una conversación sobre el aborto).
Cantar "María de la O" (Julio desafina, todo hay que decirlo xD), jugar al Tabú, disfrutar con John Lennon de Dire Straits y desayunar con Irene, mi complementaria.
Comer lasaña, beber chupitos y ver a Sergio dormido dentro de mi bañera rodeado de cojines.
Visitar la casa de Diego mientras el cena en casa de sus abuelos y dramatizar con Sergio en la estación de Valdezarza.
Comer con Pablo y ver a Vero.
Tocar en uno concierto de la Jonsui, ver a Mónica concentrada en dos notas y aplaudir cuando no hay nadie a quien hacerlo.
Viajar en metro, tranquilizar a Alberto y asustarme por él.
Encontrar gente que da miedo en el metro y viajar a Estambul.
Buscar cruces otomanas en Santa Sofía y descubrir que la pasión turca no existe xD.
Patear bazares, ver palomas, comprar kohl y comer dulces turcos a altas horas de la noche.
Conocer a un otomano políglota, descubrir que si Gonzalo habla en gallego no se puede enfadar y beber leche de burra.
Dar por muerta la cámara de fotos, comprar flautas de madera y ver a Ángel decir todas las noches en el mismo sitio: "¡¡Mirad!! ¡¡A esto hay que hacerle una foto!!".
Decidir que Sergio es mi pareja psicológica y empezar a "salir con él".
Gritar "¡¡BARBACOA!!" mientras corro hacia Santi, hacer malabares y cantar "Romeo and Juliet" en compañía de John Lennon y su guitarra.
Tumbarnos en la hierba, versionar el Rey León con todos los sonidos de la selva y pelearme con Julio por darle abrazos a los chicos guapos (Críspulo Ropero...).
Hacerme fotos con Sergio y con Pablo tumbados en la carretera.
Perderme en las clases de Química de Estrella, discutir y pegarme con Zeín y observarle comer paté de atún a cucharadas en clase de CTM.
Patear Moncloa para hacer un póster y comprar una cinta azul de cinco metros.
Descubrir que Julio es mi compañero de piso perfecto, que es un maravilloso escritor, que los gays (¡NO!) van a dominar el mundo e idear la compartida "Historia sobre un circo".
Reírme cuando Diego se fija en la "pechonalidad" de María, nuestra querida profe de Lengua y recitar poemas de Lorca por petición popular.
Ir a casa de Sergio, regalarle una cinta azul escrita y una foto nuestra, hacer una tarta de Donettes y cantar el "cumpleaños feliz" de los Lunnis.
Hacer exámenes de la 3ª evaluación, ver a Carol contarme años y años de historia y no aprobar Química.
Escribir el cuento de Sergio a las cuatro menos cuarto de la mañana.
Enterarme (via Tuenti) de la privaticación de la EMMD, proponer una manifestación en contra, cortarme el pelo y descubrir (¡por fin!) quién es Carmen.
Pagar a Susana la entrada de la graduación, ir con Pablo al colegio de Sergio y hacerme pasar por su prima.
Quedar con Julio, organizar la manifestación, pegarnos por Roi y sabotear un acto al alcalde.
Ir a la graduación de La Vega vestida de morado para hacer juego con Pedro y que Ángel me diga, en su particular forma de quererme, que me vaya a la mierda y me pudra en el infierno.
Abrazar a Nieves y ser secuestrada por el resto del profesorado.
Cenar en casa de María, besarla en los labios y maquillar a Sandra.
Ir a "Studio 42", descubrir que Corralo en el fondo me quiere y bailar con Bibiana y Tamara.
Pedirle copas y copas a Raúl y terminar sentada enfrente de una parada de bus confesándome con Vero.
Mear con Julia detrás de un colegio para personas adultas y desayunar café y churros.
Dormir en el metro e ir de empalmada a un examen de recuperación de sintaxis.
Conocer a Rober después de dos años juntos en clase y dormirme en medio de un examen de francés (hasta que me despertó mi madre).
Dormirme escucharme "El Reino de los Cerdos" y despertarme cuando Sandra y Laura aparecen por casa.
Vestirme de princesita y ver a Laura taparme dos mordiscos de personas distintas.
Graduarme, ir de cena, darle besos a Pedro, visitar "El Plantío" e indicar mal al padre de Irene el camino a mi casa.
Recoger a Julio en Colonia Jardín, pegar carteles de "¡NO A LA PRIVATIZACIÓN!" por todo Pozuelo, perder mi chaqueta de rayas y hacer una sentada ante la puerta del ayuntamiento.
Pasear por Madrid, robar letras, quemarme, hablar y hablar y hablar con Julio y descubrir que el humo despierta la imaginación.
Esperar sentada una hora en la puerta de una casa ajena a que aparezca el dueño y aclarar las cosas.
Descubrir que existen las varitas mágicas caseras y que Julio tiene una réplica de el Libro de las Sombras.
Ir a un concierto de La Fuga con Laura, mi querida y poco vista Laura, fotocopiar el DNI, desmayarme en la puerta, llorar al ver aparecer a Laura con unas baquetaspara mí, disfrutar del concierto y sonreír al ver a LAura medio dormida en el coche de sus padres.
Entregar una autorización falsa en el Veritas, asustarme porque Ana se desmaya en el metro y llamar a La Vega haciéndome pasar por la madre de Pablo.
Ir a casa de Pablo, subirnos en el metro y descubrir los túneles de la línea 8.
Entrar en Ifema, ver a Sergio cantar en el coro, pedirle un beso a Pablo y salir a buscar a Isa.
Crear ritmos con Pablo (Dorado) en cualquier esquina del Veritas, asistir a la última misa y despedirme de dos años.
Ir a recoger las notas con Ana, celebrar mi maravilloso aprobado en Química y ver a Carol con sus cascos psicodélicos.
Cuidar de Blanca y Carlota una noche de verano y ser su invitada a cenar.
Visitar a Sergio en sus etapa de asquerosidad, bañarnos en el agua congelada de su piscina, atrapar a su conejo y verle dibujar.
Ir a la biblioteca de la Facultad de Economía, comer Twix y estudiar "la literatura hispanoamericana" con Ana.
Quedar con Pablo para estudiar y terminar en el sofá de mi casa intentando chuparle un ojo.
Ir a la biblioteca con Pablo, comer con él y con Sergio en un parque y teñir el pelo de Sergio entre sonrisas (y manchas en mi preciosa camiseta blanca U.U).
Estar a oscuras en mi habitación, no saber como cerrar una puerta con pestillo y ver una figura sin pantalones saltando al armario cuando aparece mi hermana pidiendo contraseñas.
Acojonarme porque mi madre no me deja estudiar el día anterior a selectividad y comer con la "gacela de Madridejos".
Perderme camino de la Facultad de Derecho, encontrar zapatillas de la UFV, examinarme de Lengua y comer mucho.
Sufrir un ataque de risa ante el examen de Química y dormir en el césped de la facultad.
Leer durante hora y media un examen inentendible de Biología, ir a las fiestas de la Autónoma y encontrarme a mi Hermanito en la parada de la Renfe.
Morir de frío con Sandra y Pablo en la piscina, descubrir que Goten quiere ser actor y rodar por los suelos.
Quedar con Rober y descubrir que mis pecas pueden sonrojarse más que de costumbre.
Cuidar a Lucia y Daniela, aprender a diferenciar a dos gemelas, hacer yoga y hacer dianas con la crema del sol.
Ir a la fiesta del Orgullo Gay, conocer a Nina, a Zanya y a Laura y sentarme con Diego a filosofar sobre la nada.
Quedar con Sergio, ir a la cabalgata del Orgullo Gay, conocer a Jesús, encontrar un hombre con unos pezones gigantes y mancharme de grasa de moto.
Meter un bote de Colacao en la maleta, viajar a Inglaterra y asustarme al ver a Siahn, mi madre inglesa.
Asombrarme ante el azul de los ojos de Colin, discutir sobre nacionalismos con Anne, Esti y el resto de vascos y ver granizar en pleno julio.
Intentar que Winnie sea mi amiga y volverme adicta al cine sin cortes en versión original.
Discutir con Siahn sobre música, montar una coreografía en arte dramático y aceptar que soy hippie por decisión de 823 personas (sigo discrepando...).
Ser aceptada en la UCM para estudiar Comunicación Audiovisual.
Comprarle chuches a Winnie por su cumple, saltar con ella en una cama elástica y enamorarme de una tienda de caramelos de Covent Garden.
Cenar los miércoles en casa inglesa gigante de Elena, comprar tabletas de chocolate y discutir sobre música con Víctor en los buses.
Enamorarme de Brighton, comprar fulares de colores y ver como Ángela me hace dibujos por los brazos y me escribe canciones en la espalda.
Filosofar con Arantxa por las calles de Londres y aceptar la lluvia como parte integral del mes de julio.
Conseguir ser amiga de Winnie (dios lo que cuesta que una niña inglesa de 4 años que odia la ropa y cecea te acepte y te quiera), sorprenderla haciendo malabares e ir andando hasta King's Edward School para ver un show talent.
Picarme con Meji y hacerme amiguísima del hijo de mi profe de Química.
Ver como Sarah intenta comunicarse con nosotros y colarme en la residencia de mi hermana para dejarle camisetas.
Hacer un project sobre chocolate, vestirme para asisitir a discotecas de niños pijos y beber vodka con cereza.
Terminar con un pendiente en el frenillo, ver como a Marina le pica una abeja y sonreír ante las particularidades de Sara.
Hacer la maleta, asimilar que dejo Inglaterra y desaprovechar un momento.
Presentar a Pablo a mis vecinitos, deshacer la maleta, esperar a mis padres que vuelven de Helsinki y reencontrarme con Sergio.
Coger un bus a Motril, morir de calor y hacer un fondo común para las compras del Mercadona.
Admirar el arroz con pollo y sin sal de Diego y bajar a la playa por la noche a que nos piquen las pulgas de agua.
Despertarme con Pablo, hacer spaguettis a la carbonara e idear un diario de abordo.
Instaurar el "bugh, ENCARNA", organizar la Mojitos' Party y filosofar con Ana sobre Bambi y la Cenicienta.
Intercambiar condones y cuidar a Ana cuando tiene cistitis.
Ver a Pablo preparar una paella para cuando aparezcan mis padres y jugar al mus mientras bebemos vodka y vodka y vodka.
Viajar a Granada, contar historias en la Alhambra, comer en la calle Elvira y que Pablo me haga muchas fotos de vuelta a Salobreña.
Ir al Aquatropic, terminar con todo y echar carreras en las pistas blandas.
Ver la caravana de Pablo y perder el bus de Ana y Diego.
Volver a Madrid, ir al rastro y descubrir que los afganos verdes hacen juego con el color de mi pelo, xD.
Viciarme y viciarme y viciarme al FFX y encontrar a mi pareja de mus perfecta.
Ir a las fiestas de Pozuelo, meterme en una jaula con Sergio y Jesús y volver andando a casa desde el centro de Pozuelo.
Intentar aprender a tocar la guitarra con dos profes diferentes y pasarme tarde enteras tumbada en la piscina con Fer.
Quedar con Rober para ir a montar en bici y terminar sonriéndonos en un banco.
Ir al dentista y ver a Rober esperarme en la puerta del lugar.
Descubrir que Julio no flota y que anda por la calle con una mascarilla.
Cuidar a tres niños pequeños, salir de la casa a las dos de la mañana y ver a Rober esperándome con una manta y una sonrisa.
Quedar con la mujer más guapa del mundo, ir a la Noche en Blanco, bailar en la calle con Zanya y Laura y conocer al padre granaíno de Jesús.
Conseguir matar a Seymur y que Lulu se haga invencible.
Ver "Piratas del Caribe", beber chupitos de vodka y despertarme desnuda al lado de Rober en el sofá.
Utilizar la peli de "Titanic" como música de fondo.
Temblar de miedo al conocer la hipocresía de la vida, ver a mi madre derrumbarse ante una situación extrema y descubrir que los papeles pueden invertirse.
Salir de fiesta por el cumple de María, descubrir que existen los consoladores con piel de leopardo rosa y volver a casa de Sandra con los tacones en la mano.
Soñar con unos ojos y vestirme con unos afganos morados y una camisa.
Caerme por las escaleras de la facultad el primer día, apoyarme en una pared y mirar con cara de asco al chico de la cresta azul que hay en medio del pasillo.
Descubrir que la profe de escrita quiere asesinarnos a todos, conocer a Cris, a Darío (el chico de la cresta azul), al Belga y a Bruno y sonreír ante las locuras y el egocentrismo de Antonio Lucas Marín.
Descubrir que el chico de la cresta azul se ha rapado y dar la primera clase de percusión del curso.
Comer con Rober, ir a la biblioteca y descubrir que no soy tan mala cuando bailo danza del vientre.
Ir a clase de Creación Literaria y sorprenderme ante la voz de Baltasar.
Conocer a Rocío y ver que el Belga se ha equivocado al matricularse.
Recibir un sms ante el que temblar, salir de fiesta con los de la facultad y terminar hablando con el chico de la farola WITE.
Descubrir que Laura Blasco Muñoz se ha hecho tuenti y ponerme a leer las entradas de su fotolog.
Quedar con Darío para ver "Manhattan", tumbarnos en mi cama a escuchar música, hacernos cosquillas en el sofá y besarle al ritmo de "Piratas del Caribe".
Preparar 36 velas para hacer una cena con Rober y despertarme llorando en silencio con él a mi lado.
Ir a casa de Sergio, escuchar cantar a Laura, Zan y Pablo, bañarnos en la piscina con ropa de Sergio, esperar ansiosa una llamada y hacer una sesión de fotos nada presentable.
Llegar a casa con Darío, esperar a Sergio, Diego y Ana, ver Martín (Hache) y descubrir lo cómodos que pueden ser los sofás del jardín en buena compañía.
Ir a clase con un sombrero ajeno, hablar con Rober por última vez e ir a danza del vientre.
Conocer Azuqueca, a la hermana que quiere procrear con el chino del restaurante y los pósters del techo de la habitación de Darío.
Escuchar cuentos de Jesús I. Elorriaga y poner cara de póquer con Alicia ante los comentarios de la mujer egocéntrica.
Ver a Darío y a mi madre tomando "un cafetito", cenar en un asiático, probar el helado de sésamo y descubrir lo útiles que pueden ser los baños de Atocha.
Comer con Pedro y echar de menos a Julio.
Hacer las prácticas de radio, descubrir la voz de presentador de radio de Fermín y desenchufar un ordenador sin guardar lo grabado.
Ser elegidos para hacer el trabajo optativo de Historia (por qué se nos ocurriría presentarnos...).
Cenar kebab y despertarme al lado de Darío.
Quedar con Nina y ver como dos perros me desatan las zapatillas.
Hablar con Sergio y poner una mano llena de pintura blanca en la pared de su habitación.
Ir a casa de Alba, conocer a Talía y morir de la risa con Berta ante el "interesante" baile de Pablo, el Belga y Darío.
Llevar un cuento a clase de creación literaria y ensayar un dueto de Pleyel.
Encontrar sitios bastante interesantes por la facultad y recibir dos botellas de Radical en la puerta del metro.
Vestir a Ignacio con 32 túnicas, ver a Bruno enamorarse de mis sofás, estrenar la cama de mis padres, la bañera y el lavabo, sonreír a Laura medio dormida y ganar al Risk a las siete menos cuarto de la mañana.
Cenar en "La Castafiore" por mi cumpleaños, llorar de impotencia ante una vela que soplar y sonreír a mi hermana.
Recibir una boina gris francesa y un Enigman del Belga (^^).
Descubrir que Rocío es una caja de sorpresas y que mi hermana baila con el centrifugado de la lavadora.
Abrazar a Darío, terminar una historia y acordarme de que soy supersticiosa.
Comer con Pablo, secuestrarle la flauta travesera, quedar con Julio y que me obligue a hacerme un test de embarazo.
Salir de fiesta con Talía (algo que se ha convertido en tradición), mear en el sitio guay detrás de la Facultad de Medicina y pelearme con Ángel por las últimas caladas de un cigarro.
Dar un paseo por Madrid y comer helado de dulce de leche.
Ir a "El Berlín", equivocarme de día y sonreír ante las explicaciones de Darío sobre los puntos de fuerza de las fotografías.
Descubrir lo cerca que estamos de la muerte y ver que mi padre sigue enamorado de mi madre.
Ir a San Canuto, descubrir que el periolisto sabe leer mentes, caerme al suelo al dar una vuelta, hablar en sueños y dormir en casa de Abel.
Recoger condones con Antonio e ir a casa de Sergio a jugar a la play.
Quedar con Nerea y el Belga, ir a Populart y desmayarme en los baños de un Kebab.
Desequilibrarme de nuevo emocionalmente y encontrar en Rocío un punto de apoyo.
Jugar mucho al Buscaminas con Abel, fumar con Talía en la puerta de la facultad y coger apuntes en clase de Documentación Informativa.
Comer en casa de Rocío, conocer a su padre y llegar tarde a un ensayo con Javi.
Escuchar a Paco echarme una bronca positiva y tocar la travesera en el jardín a las tres menos cuarto de la mañana.
Dar el concierto del dueto de Pleyel y darme cuenta con Javi que el tempo es algo completamente relativo.
Ir a clase de Creación Literaria, de cena con señores cuarentones, disfrutar hablando de cine, música, literatura y fotografía con Jesús y recibir alagos de una editora de literatura infantil.
Salir de fiesta y descubrir a las 5 y media de la mañana que, según David, soy una caprichosa, una orgullosa, una obsesa y una perturbada sexual.
Comer en Cercedilla con Sandra y Nerea, hacerle fotos a unos ojos azules, morir de frío y dormirme en la mesa.
Ir de oyente a un concierto de la Jonsui, darle un abrazo de ánimo a Sara, uno de ilusión a Neli y dos besos muy fuertes a Pablo.
Ver nevar, ir a clase de Comunicación Escrita, hacer una batalla campal en la zona de la cafetería y ver "El Orfanato" en la videoteca con Abel y sin calcetines.
Fumar con Abel, ver "Obsesión" y descubrir que es un gran imitador de Rafa Méndez.
Viajar a Granada, ver llover y descubrir que mi hermana tiene hormonas efervescentes.
Reencontrarme con mis discos de vinilo, pensar y leer, leer mucho.
Recibir el ya tradicional pijama rosa de mi abuela, pelar cinco kilos de patatas para el choto y descubrir que mi hermana baila "La Macarena" con los villancicos.
Sorprenderme porque las pastillas tienen magia y preparar un viaje a Nueva Orleans.
Sonreír cuando Antonio dice que soy un alien porque hago magia y tengo un tornillo en la boca.
Volver a Madrid de puro milagro, ir al otorrino, disfrutar un concierto de la Chamartín, ver a Miriam, echar carreras por las diferentes líneas de metro y cenar con Ana, Diego y Pablo.
Tocar "Humoreske" de Dvorak y queda con Laura, Nelena y Marina en el sitio más complicado del mundo.
Quedar con Meji para que se venga un par de días a vivir conmigo y meterme en la cama de mi hermana.
Ser adulto responsable de medio Carrefour, comprar unas medias y vestirme rapido y corriendo.
Cenar en casa de la Pitu, hacer la última sesión de fotos del año, llamar a Sergio para decirle que voy a ir a verle antes de salir de fiesta, sonreír a mi madre
y coger el cuenco de las uvas.


Un año..... 365 días, porque no ha sido bisiesto.
No es lo mismo contar momentos que vivirlos, pero siempre podremos recordarlos
y sonreír.

Disfrutad del próximo año y preguntaros...
¿que ha sido para mí el 2009?






21 diciembre, 2009

Absurdo negativismo

Alguien habló hace poco de lo absurdo.
Las tonterías son absurdas.
Los máscaras son absurdas.
Las personas son absurdas.
Las calles, los juicios, los nombres, las ideas, incluso las tazas de café.


No hay nada más absurdo que el absurdo negativismo.


http://www.youtube.com/watch?v=DgOo0ba9-4o&feature=related


10 diciembre, 2009

Um...

Um... estoy tranquila.

Me apetece escribir algo. Bueno, realmente, me apetece escribir demasiadas cosas.

Pero no voy a escribir ninguna.

Sólo que soy egoísta.
Quiero ser especial para la gente. No para todo el mundo, no.
NO quiero ser una especie de diva idealizada por todo el planeta, ni nada por el estilo; demasiados agobios y poco tiempo para dormir.
Quiero ser especial para esa gente que me llama la atención, que es rara, extraña, particular, que se sale de lo común.
No se... Soy una loca maniática, quizás.
Me gusta que la gente sea especial para mí y ser especial para ellos.
ME gusta intentar comprenderlos, sin necesidad de palabras, a través de sus gestos, de su vida.
Me gusta analizar a la gente.
Me fascina la gente.

El metro es una buena ayuda para ello. Y las calles llenas de gente. Y los atascos. Los astascos sobre todo.

De pequeña jugaba a inventarme historias sobre señores que iban en sus coches hacia.., no se, quizás a salvar al mundo, o simplemente a comprarle un caniche a su madre octogenaria.
Todavía lo hago. No de la misma manera, ya no. Pero me gusta ver a esa mujer mayor sufriendo con el quinto libro de Harry Potter; a esa niña de pelo castaño con gafas de pasta, medio dormida encima de su abuela; a la chica guapísima que he visto esta mañana, con sus botas marrones, sus vaqueros desgastados, su cinturón, su chaqueta, su bolso y una bolsa de Prada.

Observar, observar, observar.

Sólo eso.

Conocer.







Y tú.
Eres atrayente. Sí, me fascinas.
Eres una persona extraña, muy extraña.
Compleja y simple.
Eres cotidiano, común. Eres un cuadro surrealista.
Eres todos y no eres nadie. Eres blanco y eres negro.
Eres dos caras de una moneda, cuando realmente solo quieres ser lo que no se ve, solo quieres ser lo que hay en medio.
Me gustaría andar de la mano con el chocolate de las galletas Príncipe.

Por eso quiero ser especial para tí, para conocerte.

04 diciembre, 2009

Ruido.


"¿Te acuerdas de mi amiga Carmen? Se ha echado un novio italiano, y están viviendo juntos"
"No, no, no, no, eso no entra dentro de la taxonomía"
"Daros la vuelta, este lugar ya no es lo que era"
"Si, mira, sigues esta calle, y cuando llegues al colegio de ahí enfrente, giras a la izquierda y verás la boca de metro"
"Perdona, ¿cómo se llega al Retiro?"
"¿Tienes fuego?"
"Te equivocas, en esa calle no hay Prada...pero si quieres nos podemos pasar por Loewe"



Conversaciones. En un ascensor, en la calle, en una esquina, en el metro.
Gente. Rubios, morenos, pelirrojos, con pecas y con arrugas, con bigote, extremadamente delgados u horizontalmente perjudicados.

__________________________

Hoy tenía que ir al médico... Pero para variar, como soy el desastre personificado, he perdido el volante con el cual me tenían que hacer la ecografía, así que me he ido de la consulta minuto y medio más tarde.
Y he decido pasear por Madrid.
Madrid es... particular, no se.
Encuentras de todo. Caminas por la calle oyendo el tac-tac de unos tacones, suspiros de cansancio, murmullos que simulan canciones, motores, bocinas, pitidos del señor de verde de los semáforos, risas escandalosas de dos amigas que van de compras, canciones que salen de las tiendas,gente gritando "COMPRO ORO", lametones a un helado, niños llorando.

La vida está llena de sonidos.
La vida es un murmullo constante en el que no existe el silencio.

Madrid es ruido. Madrid son palabras.
Madrid es... Madrid.