27 septiembre, 2012

Volvemos (otra vez).

Echo de menos escribir.
Sí, sí, lo echo de menos.
Y es que así con la tontería, un médico por aquí, una clase por allá, minutos inservibles de metro y demás; ni se saca tiempo ni ná de ná.
Ni me leo un libro, ni escribo, ni saco un momentillo del que pueda decir "joe, hacía tiempo que quería hacerlo". Vamos que no hay huequitos en los que perderse y encontrarse de nuevo a uno mismo.

Así que he decidido que, de nuevo - como todos los años por septiembre - me veo en la obligación de escribir un cuentajo al mes. Y este año no valdrán trampas, ni nada por el estilo. Toca apechugar con lo que a uno le gusta. Que todos necesitamos un ratillo para nosotros mismos, aunque sea por obligación.

2 comentarios:

Jesús Elorriaga dijo...

Muy bien. Te echaba de menos.
T-e--l-e-e-r-é.

Sr. Lozano dijo...

Bienvenida (de nuevo). Me alegro de que retomes la actividad; no olvides que cualquier cosa que se te pase por la cabeza puede ser digna merecedora de ser plasmada para la posteridad (o para que tu primo se enorgullezca ante sus amiguetes intelectuales del buen saber hacer su querida prima).
Dicho queda. Mil besos, mil.